Opinion

Nuestro tiempo en oración

Cuando Brenda y yo empezamos nuestra familia, alguien nos dijo: “Los niños deletrean amor de dos maneras: t-i-e-m-p-o y d-i-n-e-r-o”.

En otras palabras, podría decirles a mis hijos todo el día que los amo, o podría mostrarles que los amo de una manera tangible. En el lenguaje de los niños pequeños, entenderían que los amo cuando paso el tiempo jugando con ellos o comprándoles un sabroso cono de helado. 

¿Cómo deletrea misiones? 

Creo que deletreamos misiones de tres maneras: “o-r-a-r”, “d-a-r”, e “i-r”. 

A veces, nuestro “dar” se limita a las ofrendas de misiones anuales u oportunidades especiales de donación. A veces podemos sentirnos limitados en la cantidad que podemos dar. 

Smarthome.com - shop now!

Muchos tienen la oportunidad de “ir” en viajes misioneros a corto plazo una o dos veces al año. Es posible que nuestras finanzas o responsabilidades no nos permitan ir en viajes misioneros con la frecuencia que quisiéramos.

Smarthome.com - shop now!

Pero cuando se trata de orar, ¡es casi ilimitado!

¿Cómo podemos usar nuestro tiempo en oración para levantar misiones y misioneros, especialmente aquellos en nuestra familia de fe hispana que sirven localmente, en todo Texas, en los Estados Unidos y en los campos internacionales?

Ore ahora, y ore otra vez

En primer lugar, se nos instruye a “orad sin cesar” (1 Tesalonicenses 5:17, RVR1960).


Sign up for our weekly email newsletter.


Lo único que se puede hacer para las misiones en cualquier momento, en cualquier lugar y por cualquier persona, es la oración.

Nuestras oraciones no tienen que estar limitadas por nuestras finanzas o nuestros horarios. No tenemos que detener nuestras oraciones por días festivos, controles fronterizos o restricciones presupuestarias. La oración no se descarrila por retrasos en los vuelos, problemas con la visa o falta de conectividad a Internet para donaciones en línea. 

Nuestro tiempo de oración puede ser en un momento determinado y en un lugar determinado. Pero lo mejor de todo, ¡nuestro tiempo en oración puede ser en cualquier momento y especialmente ahora mismo! 

Deje de leer esto ahora mismo y ore.

Ahora que ha vuelto, recuerde: “Nunca dejen de orar” (1 Tesalonicenses 5:17, NTV). 

Ore por ellos

Es fácil orar por nosotros mismos y lo nuestro: familias, iglesias, necesidades, dolores y oportunidades. Y está bien; debemos hacerlo. 

Pero siempre debemos tener cuidado de que nuestras oraciones personales no se conviertan en oraciones egoístas: “Y, cuando piden, no reciben porque piden con malas intenciones, para satisfacer sus propias pasiones” (Santiago 4: 3, NVI).

Como ustedes, los misioneros tienen familias. Esas familias necesitan atención médica, alimentos, útiles escolares, ropa, protección y más. Al igual que usted, pagan facturas, enfrentan desafíos y tienen necesidades.

Al igual que usted, los misioneros sufren, sufren soledad, son atacados, son menospreciados y se sienten maltratados. Al igual que usted, necesitan consuelo, amistad, apoyo y aliento.

Aquí hay un consejo de oración. Al orar por usted mismo, haga una pausa y pida a Dios que le dé la misma cosa a ese misionero que puede estar lejos de la familia, los amigos, o la seguridad.

Ore por más

“Y Dios es poderoso como para que abunde en ustedes toda gracia, para que siempre, en toda circunstancia, tengan todo lo necesario, y toda buena obra abunde en ustedes” (2 Corintios 9:8, NVI).

¡Nuestro Dios es abundante en su amor, misericordia, gracia y provisión!

Ore por más misioneros, ore por más protección, más oportunidades de ministerio, más ayuda y más recursos.

No hay tal cosa como pedir demasiado. ¡Dios puede!

Jesse Rincones es el director ejecutivo de Convención Bautista Hispana de Texas y el pastor de Alliance Church en Lubbock.




Source Link

Tags

Related Articles

Leave a Reply

Check Also

Close
Back to top button
Close
Close